El precio del metal ha declinado 12,4% durante las últimas dos jornadas

plata-lingLos precios de la plata sufrieron su peor caída en más de tres décadas, ante el temor de los inversionistas de que los crecientes costos de transacción podrían perjudicar a un mercado que ya exhibe señales de una posible burbuja.

La caída de US$3,50 o 7,6% en la cotización de la plata y de 1% en la del oro coincide con las ventas de ambos metales por parte del fondo de cobertura de George Soros y varias otras firmas de inversión de primera línea. Estos inversionistas decidieron liquidar posiciones después de acumular furiosamente metales preciosos durante la mayor parte de los últimos dos años.

Las ventas de algunas de las grandes firmas de Wall Street sugieren que la pronunciada alza de los metales preciosos que se extendió durante nueve meses podría estar revirtiéndose y entrando en un terreno peligroso.

Numerosos inversionistas se han volcado al oro, la plata y el platino a medida que cae el dólar. La divisa estadounidense ha retrocedido 8% en lo que va del año frente a una canasta de monedas. Los metales preciosos a menudo sirven como una alternativa a las monedas. Más que el oro, muchos inversionistas más pequeños prefieren la plata, en parte porque su precio por onza es mucho más bajo. El martes el metal cerró en US$42,58 la onza.

La plata registró una baja de 12,4% en los últimos dos días. La del martes fue la peor caída en una jornada desde diciembre de 2008. Aún así, la plata acumula un aumento de cerca de 38% en lo que va del año. “No habíamos visto esta clase de volatilidad en décadas”, dijo Robin Rodríguez, operador de metales de Charlottesville, estado de Virginia. Se acumularon ganancias de tal magnitud que algunos inversionistas están tomando ganancias, explicó Rodríguez, quien cree que el metal retomará su trayectoria alcista.

La plata subió 84% el año pasado y la semana pasada alcanzó su nivel más alto de los últimos 31 años al cerrar a US$48.70 la onza.

La semana pasada un fondo que cotiza en bolsa (ETF por sus siglas en inglés) que controla lingotes de plata, el iShares Silver Trust, fue el ETF más activo en el mercado estadounidense. Se volvió muy difícil pedir prestado acciones del fondo para luego vender, lo que necesitarían hacer los operadores pesimistas que apuestan a un descenso en los precios del metal.

Esto ayudó a sentar las bases para el declive, que comenzó en la tarde del domingo y tomó a muchos por sorpresa. Poco después de que comenzaran las operaciones electrónicas en la noche del domingo en Nueva York, las órdenes de venta inundaron el mercado y provocaron una caída de hasta 12% en el precio del metal. “Todos querían salir”, dijo Richard Dinegan, ejecutivo de R.J. O’Brien, una firma de corretaje de Chicago.

Un factor que ha servido para echarle leña al fuego es que quienes invierten en plata en el mercado de futuros, en lugar de fondos que cotizan, deben dejar más dinero como garantía para respaldar sus posiciones.

CME, operador de commodities, ha incrementado los requerimientos de garantías, o márgenes como se dice en la jerga de Wall Street, tres veces en una semana. Esto, en efecto, encarece en 26% la compra y venta del metal. El último incremento fue anunciado el martes y entró en vigencia al final del día. Los inversionistas en futuros ahora necesitan colocar US$16.200 como garantía para operar un contrato de plata que al cierre del martes costaba US$212.880. El alza de estos costos reviste importancia porque muchos inversionistas apuestan con dinero prestado y se les aumentan los requisitos de márgenes se ven obligados a poner más dinero de su bolsillo o vender sus contratos de futuros.

La súbita cautela de los inversionistas que apostaban a un alza en los precios de los metales preciosos magnifica las preocupaciones del mercado. Durante casi dos años, el fondo de cobertura de Soros compró vorazmente oro y plata, transformándose en el séptimo tenedor de acciones del fondo de oro transado en bolsa SPDR Gold Shares. Otros inversionistas con trayectorias estelares, como John Burbank de Passport Capital y Alan Fournier de Pennant Capital, también acumularon metales preciosos, alentando a los inversionistas particulares a seguir su ejemplo. Recientemente, Soros, Burbank y Fournier han estado vendiendo posiciones vinculadas al oro y la plata.

En todo caso, una serie de inversionistas de alto perfil sigue teniendo enormes inversiones en oro y plata, en medio de la persistente preocupación respecto a la inflación y al dólar. El gestor de fondos de cobertura John Paulson dijo a los inversionistas el martes que el oro podría llegar a US$4.000 la onza en los próximos tres o cuatro años, si Estados Unidos y el Reino Unido inundan el mercado de dinero y el euro se desbanda. El oro cerró el martes a US$1.540 la onza troy.

Por Gregory Zuckerman y Carolyn Cui
Fuente:WSJournal

Leave a reply

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

required