Papel moneda e Inflación en Francia – Parte II – Assignats

por | 4 diciembre, 2012

Max Keiser, de maxkeiser.com, James Turk, Director de la The GoldMoney Foundation y Pierre Jovanovic, jovanovic.com, cuentan la historia de la introducción del dinero fiat y la inflacion en Francia.


Dinero Fiat en Francia- Parte 2: Los Assignats

En este episodio veremos como el uso de dinero fiat durante la Revolución Francesa, mediante los ‘Assignats’ sirvió para empeorar la situación económica y radicalizar la política.

Los primeros debates en torno a la emisión de Assignats fueron duros y muy reñidos, la experiencia anterior de John Law hacía ser muy cautos a los políticos franceses ante el tema del dinero fiat y grandes figuras como Jaques Necker se opusieron sin titubeos a cualquier experimento de este tipo. Sin embargo tras un año de duras contiendas finalmente la urgente situación de la deuda hizo que se impusieran, por un puñado de votos, los defensores de los Assignats frente a aquellos del dinero sólido.

La primera emisión de Assignats tuvo efectos muy positivos a corto plazo, especialmente para aquellos que fueron los primeros en recibirlos. Estimularon el comercio, permitieron al Estado pagar sus facturas más urgentes y crearon un ‘efecto riqueza’ al inflar el precio nominal de los activos. Sin embargo el gobierno no tardó ni cinco meses en gastarse todos los ingresos extraordinarios y pronto se alzaron voces pidiendo una nueva emisión. Esta segunda emisión se aprobó por una gran mayoría. Veremos como los precios comenzaron a verse afectados por todo este nuevo dinero y la Ley de Gresham hizo desaparecer el oro, la plata y hasta el cobre de los mercados. Los políticos no tardaron en encontrar chivos expiatorios a los que culpar de las alzas en los precios de los alimentos. Pocos se atrevían a señalar a los Assignats.

La situación empeoraba y los más radicales y con menos escrúpulos se encumbraban. Clavière fue nombrado Ministro de Finanzas, prometiendo forzar las máquinas e imprimir más dinero. Los precios continuaron subiendo sin que nada puediese hacerse para detenerlos. Los Jacobinos introdujeron la ‘Ley del Máximo’ prohibiendo subir más los precios, a la vez que se castigaba con multas, cárcel y hasta la guillotina a quién rechazase el pago mediante papel moneda. Tan sólo consiguieron que cerrasen las tiendas.

Finalmente los disturbios y revueltas por falta de pan acabaron con la Revolución y trajeron el gobierno reaccionario del Directorio, que hizo un último intento, fallido, de utilizar dinero fiat con los ‘Mandats’. Finalmente Napoleón introdujo el Franco de oro. El patrón oro duró en Francia hasta la Primera Guerra Mundial.

TRANSCRIPCIÓN DEL VIDEO

Los Assignats

Max Keiser: 1789. Francia está sumida en el desorden, el Antiguo Régimen cae y la Asamblea Nacional acaba con los privilegios feudales del clero y la nobleza, declarando los Derechos del Hombre. La Bastilla es asaltada y el Rey se ve forzado aceptar una monarquía constitucional. La nación se ve envuelta en un ambiente de Libertad e Ilustración, las mentes más preclaras del país se acercan a la Asamblea para pronunciar apasionados discursos. Sin embargo la abrumadora deuda sigue siendo un problema. Algunos sugieren emitir billetes para estimular la liquidez y prosperidad.

Max Keiser: La resistencia es feroz. Necker, el Ministro de Finanzas, argumentó con pasión que imprimir dinero era adentrase en un camino muy peligroso. Recordó a la Asamblea lo ocurrido con la Burbuja del Mississippi y John Law, aún en el recuerdo para muchos. Los defensores de los Assignats atacaron salvajemente a Necker… tenían un astuto plan: confiscarían las propiedades de la Iglesia y harían una emisión única de 400 millones de livres. Fueron los bonos hipotecarios de la época. Sería una emisión limitada, respaldada por activos reales… ¿qué podía salir mal?

Max Keiser: La crisis de deuda se agravó. La plata desapareció del mercado. Clamaban por papel moneda… pero los defensores del dinero sólido eran elocuentes. Recordaban a John Law y la Burbuja del Mississippi. Necker, DuPont, Maury… El Debate duró todo un año: Dinero Sólido contra Dinero de Papel. Los defensores del dinero de papel prometieron que sería una emisión única, que estaría totalmente garantizada… Finalmente, por un puñado de votos, se aprobó la emisión de 400Mn de livres en Assignats.

James Turk: Pierre, ayúdame a entender una cosa… en 1720 cayó la burbuja del Mississippi, trayendo el desastre a Francia. 70 años después, Francia volvió a recurrir al dinero de papel. ¿Cómo pudo ocurrir?

Pierre Jovanovic: Con la Revolución en marcha, Talleyrand tuvo la genial idea de decir… “vamos a robar, a coger.. todas las propiedades del Vaticano” y como sabes, por entonces el Vaticano era muy poderoso y muy rico.. Eran dueños de media Europa. Inventaron una cosa increíble.. “la caisse de l’extraordinaire” – la caja de gastos extraordinarios- esta Caja extraordinaria vendería todo lo expropiado a la Iglesia.

James Turk: Confiscaron las tierras de la…

Pierre Jovanovic: Todo: Edificios, personas, ganado, todo…

James Turk: ..y crearon los Assignats para vender estos bienes, para conseguir dinero para afrontar el déficit..

Pierre Jovanovic: Al principio no era papel moneda. Pagaba interés. El gobierno francés pagaba intereses. Hasta que se dieron cuenta de que era tan buena idea que lo convirtieron en papel moneda… y vuelta a empezar.

Max Keiser: La segunda vez fue más fácil. La emisión hizo maravillas: El gobierno pagó sus gastos, el pueblo consiguió sus resplandecientes Assignats, el comercio prosperaba y la liquidez aumentaba.

Max Keiser: Sin embargo, en menos de 5 meses el gobierno se había gastado el dinero, y como seguía operando con déficit, no tardaron en alzarse las voces en pro de una nueva emisión de Assignats. La segunda emisión de Assignats sólo tardó unos meses ser aprobada, por una holgada mayoría: 503 votos a favor contra 423. Se emitirían 800 millones de livres. Necker dimitió. La familia real huyó del Palacio disfrazados como sirvientes y fueron arrestados en Varennes.

Max Keiser: Los Assignats ya habían comenzado a perder valor. El oro, la plata, hasta el cobre fueron expulsados de la circulación. Pero el pueblo quería más. El gobierno emitió otros 100 millones de livres. Los precios subían y la gente seguía queriendo más… era un círculo vicioso. Subían los precios, más Assignats. Los extranjeros, la nobleza en el exilio, los tenderos, la Iglesia… a todos se culpaba por las subidas de precios…

Max Keiser: ..pero no a los Assignats. La especulación se disparó a medida que la gente trataba de protegerse de la moneda que se depreciaba. Nació una nueva clase especuladora, interesada en más dinero fácil y dispuesta a presionar al gobierno para que no parasen las imprentas. Diciembre 1791, se autoriza otra emisión: Otros 800 millones de livres. Mientras tanto el valor de la primera emisión caía desde las 100 livres de nominal hasta 53. En Marzo Clavière fue nombrado Ministro de Finanzas, con la promesa de aumentar el ritmo de emisiones. En Abril llegó la 5ª gran emisión 500 millones de livres, simultáneamente se hicieron otras emisiones y reemisiones menores. Emisión tras emisión hasta 1792, cada pocos meses, hasta alcanzar un total de 3500 millones. Los precios seguían subiendo. En Agosto de 1792, las protestas por la escasez de alimentos llevaron a la caída de la Monarquía Constitucional, la revuelta de la Comuna de Paris, el asalto al Palacio de las Tullerías, el arresto de la familia real y la toma de la Asamblea por los Jacobinos. La guillotina comenzó a hacer horas extra.

James Turk: Así que rompieron su promesa… en vez de limitar la emisión, fueron aumentando la cantidad en circulación. Quizás hicieron otra al año y después a los 6 meses…

Pierre Jovanovic: Exactamente. Igual que con John Law. Siempre es muy fácil para el gobierno recurrir a la imprenta e imprimir más dinero.

Max Keiser: El Rey Louis XVI fue guillotinado en Enero de 1793. Las guerras se intensificaron y el Reino del Terror se adueño de Francia. La guerra y la impresión de dinero llevaron los precios a las nubes. Los Jacobinos introdujeron la “Ley del Máximo” para poner un tope a los precios. El resultado fue que las tiendas cerraron y los tenderos desaparecieron… ya que se impuso la pena de muerte por incumplir estas leyes. Se enviaron tropas a saquear la campiña en busca de comida y en Paris la turba asaltaba los comercios. Mientras tanto se seguían imprimiendo Assignats sin descanso y fallaban todos los esfuerzos para mantener su valor. En 1794 el total de Assignats alcanzaba los 7000 millones de livres. En Mayo de 1795 se llegó a los 10.000 millones, en Julio de 1795 14.000 millones. Los acreedores lo perdieron todo y los deudores se frotaban las manos.

James Turk:La Ley del Máximo fue un ejemplo de controles sobre precios, los tenderos sólo podían cobrar tanto…

Pierre Jovanovic:Pero nunca funcionó. Igual que nunca funcionó en Roma.

James Turk: Les obligaban a aceptar dinero que valía menos que sus mercancías, así que los tenderos preferían cerrar sus negocios en vez de aceptar ese dinero…

Pierre Jovanovic: Exactamente, igual que ocurrió con Nerón y los emperadores romanos (Diocleciano: Edicto de Precios Máximos) cuando empezaron a mezclar la plata con cobre.

James Turk: …y esto destruyó la economía aún más que el colapso monetario…

Pierre Jovanovic: Sí, exacto. La historia se repite.

Max Keiser: En Octubre de 1795 cayó “La Convención” y fue sustituida por “El Directorio”, por entonces la guillotina formaba ya parte normal de la sucesión gubernamental. El Directorio trató de reemplazar los Assignats, por entonces casi sin valor, por una nueva emisión de papel moneda con un nuevo nombre: El “Mandat”. Duró poco. Los Assignats continuaron circulando, pero su valor era cada vez más inexistente.

James Turk: Entonces… tras los Assignats llegó el ¿Mandat?

Pierre Jovanovic: Sí, “Mandat National” si recuerdo…

James Turk: ¿Y Eso duró 1 año?

Pierre Jovanovic: Un año.

James Turk: ¿También era una forma de papel moneda?

Pierre Jovanovic: Desde luego, papel sin más. Ni siquiera estaba respaldado por las propiedades de la Iglesia. Es increíble, su respaldo era la confianza del gobierno revolucionario y nadie se fiaba ya de él.

Max Keiser: El Directorio marca el final de la Revolución Francesa. La nación sufría bajo una pobreza aplastante. Se temía el auge del ejército… y con razón: en 1799 el golpe de Napoleón trajo El Consulado y más adelante El Imperio.

Napoleon: “Mientras viva jamás recurriré al papel moneda”

Max Keiser: …y nunca lo hizo… y el Franco de oro duró hasta la Primera Guerra Mundial.

James Turk: La conclusión es que a veces la gente y los políticos no aprenden de la historia monetaria.

Pierre Jovanovic: Desde luego, la historia se repite, especialmente ahora mismo.. podemos ver exactamente las mismas cosas. Lo que estamos viendo hoy es lo que los franceses vieron hace 200 años o con John Law.

James Turk: Deberíamos sacar los libros de historia y ver lo que ha ocurrido antes.

Pierre Jovanovic: PA la gente le da pereza abrir los libros de texto.

James Turk: Esperemos que vean este video entonces.

Max Keiser: Parece que cada vez que alguien, en cualquier lugar, experimenta con el dinero fiat, trae la catástrofe. James ¿Alguien aprenderá de esta historia?

James Turk:Esperemos que esta vez aprendamos de la historia en vez de revivirla.

Max Keiser:Vamonos al café… y a comprar oro.

Lecturas recomendadas:

Fiat Money Inflation in France, Andrew Dickson White
Early Speculative Bubbles and Increases in the Supply of Money, Douglas E. French
Reflections on the Revolution in France, Edmund Burke
Assignats And Mandats; A True History, Stephen Devalson Dillaye
What Has Government Done to Our Money?, Murray N. Rothbard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *