Ken Rogoff “Los mercados emergentes deben ahorrar en Oro”

por | 9 mayo, 2016

Kenneth RogoffSon los bancos centrales de los mercados emergentes con sobrepeso en dólares y el bajo peso en oro? Dada una desaceleración económica mundial, en el que los mercados emergentes son probablemente muy agradecido por cualquier reserva que retienen, esto puede parecer una pregunta inoportuna. Pero hay un buen caso que se hizo que un cambio en los mercados emergentes hacia el oro acumulación ayudaría a la función del sistema financiero internacional más suavemente y beneficiar a todos.

Para que quede claro, no estoy del lado de los que – por lo general estadounidense chiflados extrema derecha – que están a favor de un retorno al patrón oro, en la que los países fijan el valor de sus monedas en términos de oro. Después de todo, la última reina del patrón oro terminó desastrosamente en los años 1930, y no hay razón para creer que un retorno a ella saldría de forma diferente.

No, sólo estoy proponiendo que los mercados emergentes desplazar una parte significativa de los billones de dólares en reservas de divisas que ahora ocupan (solo China tiene reservas oficiales de $ 3.3 billones de dólares) en oro. Incluso cambiando, por ejemplo, hasta un 10% de sus reservas en oro no los traería a cualquier lugar cerca de los muchos países ricos que contienen 60-70% de sus reservas oficiales (la verdad más pequeños) en oro.

Desde hace algún tiempo, los países ricos han argumentado que es en interés colectivo de todos para desmonetizaría oro. Claro, tenemos una gran cantidad de oro, dicen estos países, pero que es un vestigio de la norma de oro pre-Segunda Guerra Mundial, cuando los bancos centrales necesitan una reserva.

De hecho, ya en 1999, los bancos centrales europeos, ya no hay razón para seguir aguantando tanto oro, entraron en un pacto para empezar a reducir sus existencias de una manera ordenada. Las ventas tenían sentido en el momento de la mayor parte de los países participantes: El respaldo real de su deuda era el alcance fiscal de sus gobiernos, sus altos niveles de desarrollo institucional, y su relativa estabilidad política. El pacto de 1999 se ha revisado periódicamente, aunque desde la última edición, en 2014, la mayoría de los países ricos han tenido una larga pausa, todavía les deja con muy altas reservas de oro.

Los mercados emergentes han seguido siendo los compradores de oro, pero a un ritmo muy lento en comparación con su apetito voraz de los bonos del Tesoro de Estados Unidos y otras deudas de los países ricos. A partir de marzo de 2016, China tenía poco más de 2% de sus reservas en oro, y la participación de la India fue del 5%. Rusia es realmente el único mercado emergente importante para aumentar sus compras de oro de manera significativa, en gran parte debido a las sanciones occidentales, con participaciones ahora asciende a casi el 15% de las reservas.

Los mercados emergentes mantengan reservas, ya que no tienen el lujo de ser capaz de inflar su manera de salir de una crisis financiera o una crisis de la deuda del gobierno. En pocas palabras, viven en un mundo donde una gran parte de la deuda internacional – y una parte aún mayor del comercio mundial – aún está denominada en moneda dura. Por lo que mantienen reservas de dichas monedas como tope contra una catástrofe financiera y fiscal. Sí, en principio, sería un mundo mucho mejor si los mercados emergentes podrían de alguna manera sus recursos, quizás a través de una instalación de Fondo Monetario Internacional; pero la confianza necesaria para hacer este tipo de trabajo es simplemente un acuerdo aún no existe.

¿Por qué el sistema funciona mejor con una mayor proporción de las reservas de oro? El problema con la situación actual es que los mercados emergentes, como grupo, están compitiendo por los bonos de los países ricos, que está ayudando a reducir las tasas de interés que reciben. Con las tasas de interés cerca de cero pegados, precios de los bonos de los países ricos no pueden caer mucho más de lo que ya tienen, mientras que la oferta de deuda de los países avanzados está limitada por la capacidad fiscal y tolerancia al riesgo.

El oro, a pesar de estar en el suministro de casi fijo, no tiene este problema, ya que no hay límite en su precio. Por otra parte, hay un caso que se hizo que el oro es un activo muy bajo riesgo con una rentabilidad real promedio de deuda comparable a muy corto plazo. Y, ya que el oro es un activo altamente líquido – un criterio clave para un activo de reserva – los bancos centrales pueden permitirse el lujo de mirar más allá de su volatilidad a corto plazo a los rendimientos promedio de más largo plazo.

Es cierto que el oro no paga intereses, y hay costos asociados con el almacenamiento. Sin embargo, estos costos se pueden manejar con relativa eficiencia mediante la celebración de oro en alta mar si es necesario (muchos países tienen oro en la Reserva Federal de Nueva York); y, con el tiempo, el precio puede subir. Es por esta razón que el sistema en su conjunto no puede quedarse sin oro monetario.

No quiero dar la impresión de que al optar por el oro, los mercados emergentes podrían beneficiarse de alguna manera a expensas de las economías avanzadas. Después de todo, la situación actual es que los bancos centrales y los tesoros de economía avanzada tienen mucho más oro que hacen los mercados emergentes, y un cambio sistemático por parte de los mercados emergentes hacer subir su precio. Pero esto no es un problema sistémico; y, de hecho, un aumento en los precios del oro se cerraría parte de la brecha entre la oferta y la demanda de activos seguros que ha surgido más baja debido al límite de cero en las tasas de interés.

Nunca ha habido una razón de peso para los mercados emergentes a comprar en el caso de los países ricos para desmonetizando completamente de oro. Y no hay uno ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *