Suiza rechaza en referéndum subir el salario mínimo legal a 3.270 euros

por | 18 mayo, 2014

Los suizos rechazaron este domingo en referéndum y por una amplia mayoría la instauración de un salario mínimo legal de 4.000 francos (3.270 euros) o 22 francos la hora (18 euros), según proyecciones de voto ofrecidas por la Televisión Pública Suiza.

voto suizo

 

El 77% de los votantes votó en contra de la propuesta patrocinada por los sindicatos y apoyada por el Partido Socialista y Verde y que pretendía ser una forma de contrarrestar la creciente desigualdad salarial en uno de los países más caros del mundo. De haber ganado el sí se trataría sel salario mínimo más alto del mundo, por delante de Francia 9,43 euros la hora, España, 5,05 euros, o Alemania, 8,50 euros.

Aunque cada vez gana más espacio en el debate público el aumento de la desigualdad salarial y social en el país, los suizos son reacios a pedir al Estado que regule cuánto debe ganar un trabajador y a imponer una decisión de ese tipo a los pequeños y medianos empresarios, que generan dos de cada tres empleos en Suiza.

La Confederación Helvética forma parte de la minoría de países europeos que carece de una legislación que regule una remuneración mínima, como sí la tienen 21 de los 28 países de la Unión Europea -bloque al que Suiza no pertenece-, aunque a niveles muy inferiores al propuesto en el referéndum de hoy en Suiza.

Los gremios patronales y los partidos conservadores se oponían a la medida por considerar que perjudicaba justamente a los que pretendía proteger y alertaban de que provocaría la destrucción de empleos, un argumento que caló entre los votantes.

Los salarios más bajos en Suiza corresponden, de manera general, a las actividades de limpieza, a la restauración, la hostelería, la venta y al cuidado de personas, ocupaciones en las que se utiliza ampliamente el trabajo a tiempo parcial.

Esta modalidad de empleo, muy común en Suiza, penaliza al trabajador que percibe proporcionalmente menos de lo que ganaría en un empleo a tiempo completo.

Durante la campaña del referéndum, representantes de ramas de la hostelería y la restauración advirtieron repetidamente de que establecer un salario mínimo de 4.000 francos obligaría a los pequeños y medianos empresarios a eliminar puestos de trabajo.

Ambas actividades económicas constituyen la cuarta fuente más importante de empleo en la Confederación Helvética.

Se afirmaba también que la iniciativa hubiese reducido el empleo en sectores de baja productividad, como la gastronomía, la agricultura y el comercio al detalle.

Al comentar el resultado, la agrupación Mujeres Socialistas Suizas consideró que el rechazo al salario mínimo es una “bofetada” para las trabajadoras, que son -como lo muestran las estadísticas oficiales- las más afectadas por los bajos salarios.
El otro referéndum

En cuanto al referéndum sobre la compra de aviones de 22 aviones de caza Gripen el resultado es, con el 90% de los votos escrutados, incierto. En Ginebra fue rechazado por 67,5% y en Basilea por 67,42%.

Los promotores del referéndum consideran que esta adquisición militar es innecesaria y que los aviones de combate operativos con los que cuenta el Ejército suizo son suficientes para cumplir las tareas de vigilancia aérea.

El Ministerio suizo de Defensa ha justificado esta compra por la necesidad de reemplazar 54 Tiger F-5 que entraron en funcionamiento hace treinta años y que considera obsoletos.

Fuente: El Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *