La economía en una página

por | 2 abril, 2019

Lo que hace más fascinante a la economía es que sus principios fundamentales son tan sencillos que pueden describirse en una página, que cualquiera puede entenderlos y sin embargo muy pocos lo hacen.

  1. Propio interés: El deseo de mejorar nuestra condición nos llega desde la cuna y nunca nos abandona hasta que llegamos a la tumba (Adam Smith). Nadie gasta el dinero de otro más cuidadosamente que el suyo.
  2. Crecimiento económico: La clave para un nivel superior de vida es expandir el ahorro, la formación de capital, la educación y la tecnología.
  3. Comercio: En todos los intercambios voluntarios en los que se conoce la información apropiada, tanto el comprador como el vendedor ganan. Por tanto, un aumento en el comercio entre individuos, grupos o naciones beneficia a ambas partes.
  4. Competencia: Dada la existencia universal de recurso limitados y deseos ilimitados, la competencia existe en todas las sociedades y no puede abolirse por orden del gobierno.
  5. Cooperación: Como la mayoría de los individuos no son autosuficientes y casi todos los recursos naturales deben transformarse para convertirse en utilizables, los individuos (trabajadores, terratenientes, capitalistas y empresarios) deben trabajar juntos para producir bienes y servicios valiosos.
  6. División del trabajo y ventaja comparativa: Las diferencias en talentos, inteligencia, conocimiento y propiedad llevan a la especialización y a ventajas comparativas para cada persona, empresa y nación.
  7. Dispersión del conocimiento: La información acerca del comportamiento del mercado es tan diversa y ubicua que no puede ser recogida y calculada por una autoridad centralizada.
  8. Pérdidas y ganancias: Las pérdidas y ganancias son el mecanismo del mercado que guía lo que debería producirse o no a largo plazo.
  9. Coste de oportunidad: Dada la limitación de tiempo y recursos, siempre hay que sacrificar algo en la vida. Si queremos hacer algo, debemos renunciar a otras cosas que queramos hacer. El precio que se paga por dedicarse a una actividad es igual al coste de otras actividades a las que se ha renunciado.
  10. Teoría de precios: Los precios se determinan por las valoraciones subjetivas de los compradores (demanda) y vendedores (oferta), no por ningún coste objetivo de producción. Cuanto mayor sea el precio, menor será la cantidad que los compradores estarán dispuestos a comprar y mayor será la cantidad que los vendedores estarán dispuestos a vender.
  11. Causalidad: Para cada causa hay un efecto. Las acciones tomadas por personas, empresas y gobiernos tienen un impacto sobre otros actores en la economía que pueden ser predecibles, aunque el nivel de predictibilidad depende de la complejidad de las acciones implicadas.
  12. Incertidumbre: Siempre hay cierto grado de riesgo e incertidumbre acerca del futuro porque la gente está a menudo reevaluando, aprendiendo de sus errores y cambiando de opinión, haciendo así difícil predecir su comportamiento en el futuro.
  13. Economía laboral: Solo pueden conseguirse salarios más altos a largo plazo mediante una mayor productividad, es decir, aplicando más inversión de capital por trabajador. El desempleo crónico lo causa el gobierno fijando niveles salariales por encima de los niveles de equilibrio de los mercados.
  14. Controles del gobierno: Los controles de precios-salarios-rentas pueden beneficiar a algunas personas o grupos, pero no a la sociedad en su conjunto. En último término, crean escaseces, mercados negros y un deterioro de la calidad y los servicios. No existen los almuerzos gratis.
  15. Dinero: Los intentos deliberados de depreciar la moneda de la nación, rebajar artificialmente los tipos de interés y aplicar políticas de dinero barato llevan inevitablemente a la inflación, los ciclos de auge y declive y las crisis económicas. El mercado, no el estado, debería determinar el dinero y el crédito.
  16. Finanzas públicas: En todas las empresas públicas, para mantener un alto grado de eficiencia y buena gestión, deberían adoptarse principios de mercado, siempre que sea posible: (1) El gobierno debería tratar de hacer solo lo que no pueda hacer la empresa privada, el gobierno no debería realizar negocios que la empresa privada puede realizar mejor; (2) el gobierno debería vivir dentro de sus posibilidades; (3) análisis de coste-beneficio: los beneficios marginales deberían exceder los costes marginales; (4) el principio de responsabilidad: los que se benefician de un servicio deberían pagar el servicio.

Fuente: Mises.org.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *