Plata

30 razones por la plata

1. Es un metal que no pierde su valor

La plata, desde siempre, ha sido un metal valioso. Si hoy ganáramos dinero de plata, este seguirá valiendo lo mismo, poco más o poco menos, dentro de 50 años, lo cual no podemos afirmar del billete que hoy traemos en la bolsa. Una onza de plata de 1950, no ha perdido su valor; en cambio, un billete de 1950 es hoy un simple papel, con el que no compramos nada. La plata es un medio eficaz para salvaguardar el valor futuro del ingreso y el ahorro.

¿Quién recuerda estos billetes?

2. Se reducen las posibilidades de devaluación

Las devaluaciones se producen cuando existe desconfianza de los ciudadanos respecto al valor de la moneda y éstos cambian su dinero, de pesos, a dólares o cualquier otra moneda extranjera. Con la plata, que no pierde su valor, se termina la necesidad de huir del país para protegerse en otro tipo de moneda.

La plata podría también variar en precio como consecuencia de fluctuaciones de oferta o demanda en los mercados internacionales. Sin embargo, este movimiento en su precio será siempre lento y limitado, en nada comparable a las abruptas y drásticas devaluaciones que hemos sufrido con el peso de papel.

Las devaluaciones

3. Bajan los intereses bancarios

¿Por qué suben los intereses con el peso actual?

Cuando todos queremos cambiar el dinero a dólares, el banco intenta convencer a los ahorradores de que no retiren su dinero, pagando un mayor interés. Sin embargo, al subir los intereses, se afecta a los deudores, que deben pagar más por los créditos contratados en tarjetas de crédito, financiamientos para autos y vivienda, o créditos industriales.

¿Por que bajan las tasas de interés con la plata?

Porque, al no existir el riesgo de devaluación, los bancos ya no tienen que convencernos de dejar el dinero en México pagando altos intereses, y ese dinero se puede prestar a un menor interés.

4. Se estimula el ahorro interno

Para que las personas ahorren, lo que se necesita es confianza y motivación. Nadie va a ahorrar en una moneda que constantemente pierde su valor. Los mexicanos quisiéramos ahorrar, pero necesitamos una moneda que nos garantice que lo ahorrado no se convertirá en polvo, el día de mañana. La plata es un excelente medio para convencernos a ser más ahorrativos.

5. Se estimula el ahorro externo

La moneda de plata mexicana, muy probablemente, se convertiría en la moneda más segura del mundo para ahorrar a largo plazo, con lo cual muchos extranjeros querrían venir a México a guardar su dinero en nuestros bancos, en plata.

6. Habría crédito abundante

Para que los bancos presten dinero, lo primero que se necesita es que tengan dinero. Si no hay mucho dinero ahorrado en los bancos, porque los ciudadanos no tienen confianza en la moneda, pues no hay con qué prestar. Con una moneda de plata, en que los mexicanos y extranjeros sí quisieramos ahorrar, hay suficiente dinero para prestar y financiar el desarrollo.

7. Conservamos la soberanía

Quienes proponen la idea de dolarizar, intentan convencernos de que México es incapaz de gobernarse con éxito en los asuntos económicos, por lo cual es necesario recurrir al auxilio de una moneda extranjera. México no es incapaz, ni los mexicanos somos seres ineptos. Es verdad que hemos tenido graves crisis, propiciadas por nosotros mismos, pero precisamente por ello corresponde sólo a nosotros dar la solución. He aquí el remedio tan sencillo, sustentado en nuestros propios recursos, naturales y humanos. Dolarizar significa ser dirijidos financieramente desde el exterior, y de eso no hay necesidad. Para progresar, está la plata.

8. Retornan los capitales golondrinos

Al contar México con una moneda segura, muchos mexicanos que actualmente tienen cuentas en dólares en el extranjero, quizá decidan traer su dinero a depositarse, en plata, en los bancos mexicanos. Se dice que actualmente existen 38,000 millones de dólares, propiedad de mexicanos, depositados en bancos de Estados Unidos. En realidad, esos mexicanos no son antinacionalistas; lo único que hacen es proteger su dinero, en vista de los reiterados fracasos económicos.

9. La plata es inmune a crisis políticas y financieras

A la plata no hay quien pueda quitarle su valor. Actualmente, con el peso de papel, al menor síntoma de crisis política, sobreviene una devaluación, ya que la gente comienza a cambiar su dinero a monedas extranjeras, por creer que esa crisis pueda afectar la estabilidad de la moneda. Los problemas de políticos son de ellos, y en realidad, no tendrían por qué afectar nuestro dinero. Este sería el caso con la plata.

10. Seremos los verdaderos dueños de nuestro dinero

Hoy, no puedemos decirnos dueños absolutos del dinero que tenemos en la bolsa, ya que el gobierno, o los especuladores, pueden reducir nuestro poder adquisitivo en forma abrupta, de la noche a la mañana. Con la plata, al dinero que ya ganamos, legítimamente, queda a salvo de manipulación.

11. Renace la esperanza

México necesita con urgencia un aliciente que nos motive a creer en nosotros mismos, como país y como individuos. El saldo más negativo de todo lo que hemos padecido, es anímico; los jóvenes, tristemente, ya no ven a México con el mismo espíritu de optimismo, y muchos piensan en emigrar a otros países, para buscar nuevas oportunidades. Esto es inaceptable. La plata representa una esperanza en el futuro, para las generaciones actuales y para las que vendrán.

12. Fomenta la unidad nacional

La plata es un proyecto noble, que puede abanderar cualquier partido, y todos a la vez. La plata conviene al empresario y al trabajador. Al campesino y al comerciante. A jóvenes y ancianos. La plata no es una idea de izquierda, o de derecha, es una idea en beneficio nacional. Los países, para mentenerse unidos, necesitan tener algunas coincidencias básicas. La plata, el aprecio de todos por la plata, representa unidad en torno a un mismo objetivo.

13. Volver a nuestras raices

Muchas de las ciudades del México se fundaron, precisamente, buscando metales preciosos. La legítima ambición de nuestros antepasados, en busca de riqueza, hizo posible la construcción de México. Optar por la plata significa retomar muchas de nuestras raíces culturales, hoy amenazadas por el fenómeno de la globalización. México se fundó buscando la riqueza. Establecer la plata es dar continuidad histórica y reafirmar, en pleno siglo XXI, esta motivación fundamental.

14. Evita las quiebras bancarias

Las quiebras de los bancos no son causadas por deudores que no pueden pagar, sino porque los bancos prestan dinero a plazos más o menos largos, y tienen pasivos, compromisos de pago, a corto plazo. Entre estos pasivos, deudas en dólares que aunque cuestan menos porque sus intereses son más bajos, son muy peligrosos porque a la primera señal de desconfianza, estos dólares golondrinos alzan el vuelo y los bancos tienen que pagar estas deudas en dólares. Se quedan sin fondos los bancos, cuando los dueños de los pasivos se los quieren llevar, ya sean dólares, o pesos a corto plazo. La plata, que garantiza su valor a los depósitos en los bancos, crea confianza y permite que los bancos igualen los plazos de sus préstamos, con los plazos de sus depósitos. Así, no quebrarán los bancos.

15. Concilia los puntos de vista del nacionalismo y el mercado

Nuestra estructura productiva descuida a la Nación, porque la necesidad de tener reservas de dólares, hace que la exportación se convierta en principal objetivo, y no el bienestar de la Nación en general. Por ejemplo, las mejores flores se cultivan no para los mexicanos, sino para los americanos; otro ejemplo, el cultivo de hortalizas se dirige a los americanos, que pagan dólares, no a los mexicanos; otro ejemplo, las fábricas que maquilan ropa, venden a los americanos, que tienen dólares, no a los mexicanos. Si los mexicanos contaran con moneda de plata, para ellos serían, las flores, las hortalizas, las fábricas de ropa, porque todas estas actividades productivas buscarían mercados propios primero, de mexicanos que pagarían en plata, y sólo después, mercados al extranjero por los excedentes.

16. Reafirma el orgullo nacional

Este es un beneficio importantísimo. La devaluación constante de nuestra moneda de papel, ha tenido el gravísimo efecto de desalentar a los mexicanos, de hacernos sentirnos ineptos y derrotados, aunque nosotros no hemos tenido culpa alguna del fracaso del papel moneda. La destrucción de la moral de un país, es el primer paso a su conquista; en el caso de México, esa conquista sería consumada con la dolarización. Pensemos en el orgullo que todos tendremos, cuando veamos que los extranjeros que nos visitan se llevan nuestras monedas en sus bolsillos, por valiosas, en lugar de cambiar sus pesos de papel en los aeropuertos. El orgullo nacional es una la fuerza enorme, que se reflejaría en toda la política mexicana.

17. Reduce la necesidad que tiene el pueblo, de irse de braseros al extranjero

La moneda de plata sería el detonador de una prosperidad estable que iría en aumento, y que sería motivo de apertura de fuentes de trabajo en negocios para vender a mexicanos; así, iría disminuyendo la necesidad de emigrar para hallar sustento.

18. Moraliza a la sociedad

La fuente más importante de corrupción en el país, es la fabricación de moneda de papel, ya que ésta no tiene límites y no tiene valor propio, es simplemente la impresión de billetes que son una moneda de imitación, no verdadera. La moneda de plata es el mejor cemento para lograr moralizar a la sociedad, pues comerciar a base de plata, es entregar valor a cambio de algo de valor. El dinero de papel, disuelve a la sociedad, pues siendo un engaño, introduce la corrupción en la sociedad y la divide en dos: por un lado los listos que usan del papel para lucrar, y por otro los perdidosos, que son la mayoría, y que ven como todas sus metas en la vida se ven frustradas: ahorro familiar, y estabilidad y rentabilidad en sus quehaceres.

19. Evita la inflación

La inflación, que se conoce por alzas de precios, viene en realidad de la baja del valor del papel moneda. Las fluctuaciones en el precio de la moneda de plata, una vez que se monetice y esté en poder de millones de mexicanos, serían mínimas y por lo tanto también su poder adquisitivo de la moneda de plata. La inflación que hemos conocido, sería cosa del pasado, completamente.

20. Acaba con el aspecto negativo del neoliberalismo: la especulación

La especulación mundial que alcanza proporciones colosales, y que significa utilidades o pérdidas enormes y veloces para los especuladores, es el resultado de que el dólar no es más que un papel. Las transacciones especulativas mundiales ascienden a millones de millones de dólares diarios. Los E.U. ha creado un “Frankenstein” especulativo que destruye economías nacionales en cuestión de horas. La especulación desenfrenada es resultado del dólar de papel, y de que todas las monedas del mundo son de papel. La solidez de una economía basada en la moneda de plata, la pone a salvo de la especulación, porque su característica es la estabilidad, y no la volatilidad, que es lo que alimenta a la especulación.

21. Tipo de cambio estable

La inestabilidad del peso de papel, viene de que es eso: papel. El valor que puede tener en un momento, no asegura que seguirá siendo ese mismo valor dentro de unas horas, o unos días. La plata como moneda, no padece de ese problema, ya que es un metal apreciado en todo el mundo. El peso de papel sólo vale en México; la moneda de plata, vale en todo el mundo. Esto le da enorme estabilidad y por eso, el tipo de cambio de la moneda de plata, respecto a otras monedas en el resto del mundo, demostrará que nuestra moneda de plata es superior y más deseada que cualquier otra moneda, inclusive el dólar. Las devaluaciones serán de otras monedas, y no de la nuestra, la preciosa moneda de plata.

Las devaluaciones

22. Garantiza el ahorro largo plazo: pensiones, seguros de vida, Afores.

Algunos economistas señalan que la moneda tiene que cumplir tres funciones:

  1. Unidad de cuenta.
  2. Vehículo para el ahorro.
  3. Medio de cambio.

El peso de papel no sirve como unidad de cuenta. Los contadores saben bien esto, porque es tan malo como “unidad de cuenta” que el mismo gobierno ha forzado la llamada “Reexpresión de Estados Financieros”, mediante la cual, lo que se lleva en libros de contabilidad no cuenta, sino que se tiene que manipular para dar otros resultados distintos. Clara demostración que el peso de papel, como “unidad de cuenta”, no sirve para nada.

Como medio de ahorro, el peso de papel no sirve. Lo que se ahorra en papel, tiende a alcanzar un valor de “cero”.

Como medio de intercambio, seguimos usando el peso de papel porque no hay remedio, es lo único que se nos proporciona. Pero tan pronto se usa el papel en una operación de crédito, todo cambia, porque entonces entra el factor de incertidumbre respecto a su valor futuro, sean días, semanas, o meses. Los precios en operaciones de crédito, son muy superiores a los precios al contado, por esta razón.

La moneda de plata llena los tres requisitos perfectamente, y como retendrá su valor a través del tiempo, será base ideal para pensiones y seguros de toda índole. La moneda de plata, por su estabilidad, será base de tranquilidad para quienes quieren prever la seguridad económica de su vejez.

23. Fomenta la estabilidad social

El dinero es el cemento de la sociedad. El dinero malo, de papel, destruye a la sociedad. Los esfuerzos de todos los mexicanos, están siempre en entredicho, con mala moneda. No se sabe qué negocio podrá seguir funcionando. Estamos en un estado de revolución continuo. No puede haber planes a largo plazo, porque nadie sabe qué va a suceder. Querer construir un país moderno con mala moneda, es como querer construir un edificio alto con adobe. Se tiene que caer. No tiene la estabilidad necesaria, el adobe. No aguanta. Sólo la moneda buena, la moneda de plata, puede darnos la resistencia que necesita el edificio social, para seguir de pie.

24. Fomenta la democracia

La democracia es un mito, si los ciudadanos no tienen moneda de valor propio, como la plata. Porque con moneda de papel, aunque los ciudadanos voten de una forma, los gobiernos pueden hacer lo que se les antoje, imprimiendo el papel moneda que necesitan para llevar a cabo sus deseos, y no los del pueblo. Una ciudadanía con dinero verdadero, es una ciudadanía que manda. De otra forma, la ciudadanía obedece, y no puede hacer otra cosa. Esto no es democracia.

25. Presupuesto en equilibrio

La moneda de plata obliga al gobierno, como a cualquier institución, a operar dentro de un presupuesto. Los gobiernos siempre hallan razones para gastar más de lo que su presupuesto indica, y no tienen problema: simplemente, imprimen los billetes adicionales que necesitan. El valor del peso se desploma en consecuencia. La plata obliga al gobierno, a vivir dentro de un presupuesto, pues la plata no se puede inventar.

26. Beneficia a zonas mineras marginadas

La producción de plata mexicana, guarda el primer lugar en el mundo. Esta industria está muy castigada, y los mineros mexicanos están empobrecidos, salvo unas cuantas grandes compañías. Usar nuestra plata, significa que reviven esas zonas mineras de México, al producir la plata que se convierte en dinero a través de su acuñación por la Casa de Moneda. En la actualidad, la plata tiene un precio de regalo, y su precio es manipulado por especuladores muy listos en Nueva York. Otra cosa será, cuando millones de mexicanos usen la plata como moneda. El precio internacional lo determinarán los mexicanos. El auge de la minería estaría asegurado, y el beneficio para los mineros mexicanos.

27. La privatización será a favor de mexicanos, no de extranjeros

En la actualidad, la privatización quiere decir que los extranjeros, principalmente los americanos, se posesionan de recursos importantes y en algunos casos, estratégicos, pues ellos se hacen de todos los dólares que se requieren para privatizar, con simples tecleos de computadoras. A cambio de sus papeles dólares, entregamos recursos importantes a manos de extranjeros que no comparten ni nuestra historia, ni nuestro idioma, ni nuestra cultura. Con la moneda de plata, se formarán los capitales mexicanos a base del sorprendente ahorro mexicano, capitales que podrán participar en las privatizaciones, cosa que les es imposible en la actualidad; y los mexicanos que participan en privatizaciones, lo hacen con dinero prestado, dólares de papel, que los pone en situación de dependencia con el extranjero.

28. Las privatizaciones serán a cambio de plata, no de papeles

Con moneda de plata de curso legal, puede insistirse en que las privatizaciónes se efectúen con pagos en plata, y no con dólares de papel. Es de justicia recibir algo tangible, a cambio de algo tangible que se entrega. Papel, por industrias, no se vale. Eso es claro despojo.

29. Los mineros pueden establecer Bancos de Plata

Si la Casa de Moneda acuña la plata de los mineros, a cambio de un pago pequeño por el gasto de acuñación, los mineros tienen entonces a cambio de sus lingotes de plata, moneda de curso legal, la mejor moneda del mundo, sin necesidad de rematarla en Nueva York, a los especuladores que los tienen agarrados por el cuello. Los Bancos de Plata podrán entonces prestar, en plata, a tasas de interés muy bajas: ¡menos del 10% anual! Con estos préstamos a tasas tan bajas, da un brinco la actividad productiva y aumentan los empleos.

30. En México habrá capitalistas de la talla de Morgan y Rockefeller

Alejandro Von Humboldt, el científico alemán que visitó nuestra patria a principios del Siglo XIX, dijo del Perú, que era “como un mendigo sentado sobre un banquillo de oro”.

Nuestro caso es parecido. México tiene enormes riquezas, que no servirán más que para la explotación de parte de extranjeros, sin beneficiar más que superficialmente a los mexicanos, mientras no contemos con una moneda sólida y verdadera, como es la moneda de plata, que está perfectamente a nuestro alcance.

Sobre la moneda de plata, veremos como se levantan gigantescos capitales propiedad de mexicanos, que impulsarán con sus capitales, toda la actividad económica de nuestro país. No tenemos que recurrir a nombres como “Morgan” o “Rockefeller” para nuestro desarrollo. La solución la tenemos nosotros, aquí, entre los mexicanos. Sólo necesitamos la moneda fuerte, de plata, para ver con orgullo y satisfacción la creación de enormes capitales propios, para llevar adelante la prosperidad de México en el milenio que viene.

Fuente: Plata.com